RSS
email

BULLING, ¿JUEGO DE NIÑOS?

El bulling, acoso escolar, es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre alumnos repetidas veces alo largo de un periodo de tiempo considerable.


Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años), siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar, es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor le hace la vida imposible a la víctima de todas las formas posibles.

Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una repetirse una y otra vez hasta conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio.

En la clase de religión, por ejemplo, nos han puesto una película sobre el acoso escolar, iba sobre un niño al que maltrataban sus compañeros, le tiraban, le empujaban, le pegaban, le dieron laxante y cerraron la puerta del baño, le obligaron a beber y a fumar porros, le mearon en la cara, le rompieron una pata a su perro e incluso le apuntaron con una escopeta.

Todos somos iguales, y por lo tanto, hacerle eso a alguien demuestra tener, según mi opinión, las neuronas más fundidas que una loncha de queso puesta en la superficie del sol. Si conoces algún caso de bulling, díselo a tus profesores, padres, a quien sea, esas cosas hay que denunciarlas, porque a veces, como en la película esta, el acosado acaba suicidándose.



Escrito por Sergio Moreno.

Bookmark and Share

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada